miércoles, 5 de diciembre de 2012

¡¡¡ NO ES LO MISMO............. PERO ES IGUAL  !!!

Impuestos y subsidios: dos análisis que nos permiten ubicar y comprender los grandes intereses en juego.
  
1- El impuesto a la soja no hará desaparecer a ningún productor y 2- Antes que pagar impuestos, sojeros y ganaderos son subsidiados por el Estado

1- El impuesto a la soja no hará desaparecer a ningún productor

Es una , como muchas otras, para tratar de frenar el justo impuesto a la exportación de granos en estado natural.


Fuente: macrofinanzas.com.py

Un gravamen del 10% a las exportaciones de soja, trigo, maíz y girasol no hará quebrar a nadie. La versión de los empresarios de la soja de que van a quebrar más de 17.000 productores de soja  no pasa de ser una afirmación falsa, como muchas otras, para tratar de frenar el justo impuesto a la exportación de granos en estado natural.


Según los empresarios de la soja van a quebrar más de 17.000 productores que tienen menos de 20 hectáreas. Esto es falso, porque el mismo proyecto de ley prevé  justamente la exoneración del gravamen a quienes tienen menos de 20 hectáreas. 
 
Es más, ni siquiera en el eventual  caso de que fueran  alcanzados por la tasa máxima a tributarse,  del 10%, no es cierto que los productores vayan a quebrar masivamente. Sus ingresos son más que suficientes para soportar una carga del 10%.



El rinde promedio de la soja es de 2.800 quilos por hectárea en los últimos años. El precio actual de la soja ronda los 520 dólares por tonelada, por lo que el ingreso bruto de la actividad ronda 1.400 dólares por cada hectárea. Sin embargo, el costo de producción por hectárea de soja es de solamente 500 dólares.

En consecuencia, tenemos que cada hectárea de soja rinde líquido alrededor de 900 dólares por hectárea y sin embargo, de aplicarse la tasa máxima prevista del 10%, el empresario de la soja tendrá que destinar de su ganancia nada  más que 140 dólares la hectáreas.

La renta obtenida de la soja a partir de los datos mencionados es del 66%, por lo que  un gravamen del 10% NO HARA QUEBRAR ABSOLUTAMENTE A  NADIE y lo más probable es que sea insuficiente para evitar este proceso de sojización del campo en donde 2,8 millones de hectáreas se destinan al cultivo de soja, y otros cultivos de rotación, de los 3,2 millones destinados a la agricultura, lo que viene disminuyendo la producción de rubros de consumo y consecuentemente disparando los precios de los alimentos y el hambre en las zonas rurales.

Una cuestión que preocupa del proyectos es el tema de dejar en manos del Poder Ejecutivo para que este actúe con discrecionalidad. Un ministro como Manuel Ferreira quien fue puesto y lógicamente responde a los intereses sojeros va a establecer un impuesto del 0%, incluso para las épocas de bonanza en el sector agrícola; es más, de seguro saldrá con su proyecto de reemplazar este impuesto por el IVA agrícola; claro, de esta manera liberará de la carga a los empresarios de la soja y la trasladará a toda la población.

El sector sojero en numerosas ocasiones ha contratado a consultoras y economistas que estimen los aportes del sector agropecuario, entre ellos a Ferreira, dejando de lado las cifras oficiales.  Estos estudios de escritorio siempre han tenido como objetivo inflar la contribución del sector agropecuario que ronda apenas el 2,5% de los ingresos tributarios, cuando su participación en el PIB ronda el 28%.


La media sanción de los senadores nada tiene que ver con estudio racional y acabado del tema, ni mucho menos con un proyecto  de industrialización del país y la creación de fuentes de empleo. Tiene que ver  casi con exclusividad con el tremendo agujero que le hicieron al presupuesto general de gastos. Nadie discute que existe una tremenda necesidad de mejorar la calidad del gasto, pero si el gobierno no tiene las agallas para rechazar este presupuesto  y quede vigente el del año pasado y  de última si alguien tiene que soportar la carga,  que sean los más ricos.

En ese sentido, los empresarios de la soja son quienes más ganan, más evaden y menos tributan en un país con la menor presión tributaria del planeta.


2- Antes que pagar impuestos, sojeros y ganaderos son subsidiados por el Estado


Petropar subsidia la producción sojera y ganadera con un precio preferencial del diesel, que sumados los ultimos años equivalen a cientos de millones de dólares. Los han dejado de pagar el IVA desde el 2005 por un valor aproximado de 200 millones de dólares, gracias a un decreto vigente del Poder Ejecutivo.


Fuente: nelore.com.py

La posibilidad que tienen los ganaderos del país de usar sus CREDITOS IVAs como CREDITO FISCAL para pagar el Impuesto a la Producción Agrícola y Ganadera (Imagro), provenientes de sus compras, está contemplada en la ley solamente para los medianos contribuyentes del sector agropecuario, no para los grandes empresarios agrícolas.

El decreto que permite a los ganaderos descontar el monto que pagan al fisco en concepto del Imagro fue  promulgado por el entonces presidente Nicanor Duarte Frutos, en el 2005. Según calculos estimativos del periodista especializado en temas economicos Jorge Villaba Digalo (Ver:http://ea.com.py/ministro-ferreira-complice-de-robo-de-sojeros-y-ganaderos/),  los grandes empresarios de la soja y la ganadería se quedaran, cuando termine este año, con más de 200 millones de dólares, en vez de haberlos ingresado al fisco.

El otro importante subsidio que los ganaderos, junto con los sojeros, reciben del es a través de la empresa pública Petroleos Paraguayo (Petropar).

Esta vende a los productores de soja y ganado vacuno el combustible diesel a un precio por debajo del precio fijado en el mercado, un precio preferencial que, según cálculos elaborados por el economista Luis Rojas (Ver: http://ea.com.py/gobierno-subsidia-a-los-sojeros-a-traves-de-petropar-por-36-millones-de-dolares/), durante la zafra sojera 2007-2008 el subsidio a los sojeros por un valor aproximado de 36 millones de dólares, de lo que dedujo que entre el periodo presidencial 2003-2008 de Nicanor, el subsidio a los sojeros  rebaso de lejos los 100 millones de dólares.

Si se calcula a cuánto asciende hoy el subisido sobre los precios actualizados del diesel, la cantidad de superficie en hectáreas de soja cultivadas en el 2012 y la incidencia del diesel en el costo de producción de la soja, nos encontraríamos un subsidio estatal tal vez mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada